Futbol: Partido suspendido cuando Victoria estaba a tiro


Tras un empate 1-1 a lo largo de los 90 minutos, el partido de playoff entre el Azulgrana y Real Madrid fue suspendido cuando estaba por finalizar la tanda de penales y Victoria vencía 2 a 0, por incidentes fuera del campo de juego.

Un lamentable episodio de violencia, una vez más, tapa un deporte tan noble cómo el fútbol (al menos, el que idealizamos). Era un partido que sin dudas había sido picante dentro del campo de juego, con mucho roce y muy hablado, pero que una vez concluido el encuentro, iba a terminar cómo debería ser, con un saludo entre jugadores de ambos equipos, porque ésto no deja de ser un deporte donde todos los involucrados lo hacen por pasión y amor al fútbol.

En definitiva, acá ninguno vive de ésto. Somos todos iguales, los que vamos a la cancha cada fin de semana, y sobretodo aquellos que pisan el campo de juego, lo hacen por amor a la número 5 y nada más. Repito, cómo en muchas otras partes de país, acá no se vive de ésto.

Sin embargo, la violencia una vez más no supo distinguir que una calentura dentro del partido no deja de ser algo circunstancial, de un momento donde las revoluciones están a 1000 por hora, y tomó forma, lamentablemente, fuera del campo de juego cuando el partido ya estaba por finalizar y sólo quedaban un puñado de penales por patearse.

No sabemos las circunstancias por la que se inició la gresca, tampoco le interesa a quien escribe éstas líneas en éste momento, porque ningún hecho violento es justificable cuando estamos disfrutando de un espectáculo deportivo.

Es necesario replantearse varias cuestiones, no sólo dentro de la Liga misma (no puede ser que, sobretodo en un partido de playoff, no haya ningún tipo de seguridad en el predio), sino cómo espectadores y sociedad. 

No hay forma de justificar la violencia, no hay excusa válida justificar los hechos ocurridos ayer, que lamentablemente también involucraron a jugadores de ambos equipos que por una razón o por otra, salieron de la cancha y se metieron en la trifulca. 

No puede ser, tampoco, que en lugar de ir a alentar a tu equipo, a darle ánimos, haya gente que, cómo se escuchó bien claro en la cancha el día de ayer, se haya dedicado los 90 minutos a insultar a los árbitros y a los jugadores rivales.

No es nada nuevo lo que voy a decir, pero es hora de pensar seriamente a que va uno a la cancha. Si es para ventilar frustraciones, mejor no vayas, no te hace bien ni a vos, ni a aquellos que tienen que compartir la tribuna con vos y escucharte insultar todo el partido. 

Si por el contrario, es porque queres desconectarte un rato y disfrutar de un espectáculo deportivo, entonces bienvenido seas, por más que no esté jugando el club por el cual hinchas, porque en definitiva, tu apoyo le hace bien a todos los clubes de tu ciudad, que trabajan día a día para aportar su granito de arena al deporte local.

Una vez más, un episodio negro mancha el fútbol, deporte que cada vez está más vandalizado por éste tipo de ocurrencias. Un día triste para el futbol riograndense.

Ahora habrá que esperar para saber que determina el Comité de Disciplina respecto al partido, pero a diferencia de los que algunos piensan eso debería quedar en segundo plano, porque lo ocurrido ayer es el pie perfecto para que se replanteen varias cosas.

Y cómo dice el relator Rodolfo De Paoli "Que viva el fútbol" y nada más. No a la violencia dentro y fuera de las canchas, que se entienda de una vez que éste es un deporte para disfrutar, ya sea cómo jugador o cómo espectador.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.